Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información

COLMENAR Y EL COLMENAR, RELATOS HISTÓRICOS

Ayuntamiento de Colmenar  • ayuntamiento@colmenar.es  • 952 730 000
Menú
Ayuntamiento de Colmenar
Ayuntamiento de Colmenar  • ayuntamiento@colmenar.es  • 952 730 000

Galerías


COLMENAR Y EL COLMENAR, RELATOS HISTÓRICOS

EL COLMENAR.

Pequeñas alquerías y cortijos, sucesores de villas romanas que existieron a juzgar por los restos hallados, estarían dedicados a la agricultura y asegurarían el paso transversal. cubre montañas.
Estos cortijos, entre ellos el de "El Colmenar", verían pasar las tropas castellanas aquel 1.483 , primera excursión depredadora, después convertida en la "derrota de la -Axarquía", para los osados castellanos. La zona era rica y tentadora agricultura, irresistible botín para los que después serian conquistadores, mal llamados reconquistadores, en 1 487.
En estos años, el reino de Granada que se tambalea, antes los embates de los Reyes Católicos, el 27 de abril de 1.487, se entrega a Vélez-Málaga y la que fuera villa fuerte y castillo inexpugnable, Comares, dos días más tarde. Junto con la plaza fuerte, se entrega al Rey todas sus villas y tierras, entre las que se encuentran las de nuestro Colmenar.
El presunto Alcalde de Comares, Hamet el Zuque, poseía una casa y heredad en el lugar que actualmente ocupa Colmenar. En el Cortijo del Colmenar, existían las colmenas que le dieron nombre y estaba en la Solana de la Tarde, junto ala Noreta, que era un pozo, con apariencia de noria, que había al final del Camino de Málaga, donde hoy existe una plaza. El cortijo estaba debajo de la casa de los señores, con el cortijo de ramos, a poniente, la venta del Guadalmedina, sobre el camino de Antequera aV élez (hoy el paraje de los Moriscos y los Rengles) al norte y el de Barrancos, al oriente.
Hamet el Zuque, vende esta heredad al Alcaide cristiano de Comares, Francisco de Coalla. La venta se efectuó en Comares, el 25 de mayo de 1.488, ante Pedro Fernández de Córdoba, escribano de Antequera. Su precio 200 doblas zeyenes, equivalentes a 90.000 maravedíes. Se vende con toda. las tierra. de pan de levar e exidos. e montes. I ,valles. I campiñas i aguas corrientes estantes y manantes, el cerro "del Colmenar", posteriormente, el I de marzo de 1.494, a instancias de Francisco de Coalla, se hace la confirmación del deslinde correspondiente.
El 18 de mayo de 1.489, se realizó la toma de posesión por Coalla, seis días antes, el 12 de mayo, los Reyes en Córdoba, habían confirmado la venta por real Cédula.
La heredad será después el inicio de su señorío, impuesto a los vecinos.
En 1.495, compra Coalla a Catalina Fernández, hija del Zuque, tierra de sus padres, ante el escribano Enrique Fernández de Caraveo La operación se cierra en 22000 maravedíes. Tenía por linderos el rió Guadalmedina, las tierras de Napolín y el Camino de Vélez a Antequera. Alcanzan 1.000 hectáreas.
El hijo de Francisco de Coalla, Gonzalo, en su testamento, de 22 de julio de 1.559, entre otras cosas, mandó labrar una Iglesia, en su propia casa, con cáliz y Misa los domingos y lunes por las ánimas. En 1.566 ya se inician los bautismos y casamientos en la nueva Iglesia.
El paso más importante en este naciente señorío la protagoniza su hijo Gonzalo.
Aprovechando la necesidad de fondos que tiene la Corona para costear las campañas de Flandes, Felipe II, en Bruselas, les vende a los Coalla la jurisdicción de Napolín Alto y Bajo, Barrancos, Ramos, Peñones, Jaral, Rengles y Colmenar, que eran de la jurisdicción de Málaga.


El vizcondado de Colmenar, por problemas sucesorios, vuelve a la familia Coalla y luego llega al Duque del Arco, Condes de Montellano y finalmente al ducado de Fernán Núñez.

A partir de aquí todo depende de los administradores del Duque. Las suertes son subastadas al mejor postor; el primero en seguir este sistema había sido el cortijo de Colmenar" conocido como el de "Suertes Viejas".
En 1.550" las suertes (parcelas de cultivo) eran "sorteadas" entre los vecinos y de ahí el nombre. Se perpetúa históricamente en Colmenar en la calle llamada "Suertes Viejas".
En 1.770 la situación ha llegado aun punto tal que los vecinos de Colmenar deciden, mediante pleito, recuperar la jurisdicción de la villa. Era un buen momento ya que la política borbónica iba a favorecer la autoridad Real mediante la emancipación de los señoríos a los que, como Colmenar, estaban sometidas muchos pueblos.
El 29 de noviembre de 1.813, los colmenarenses, alentados por el éxito con el Duque, presentan una "Representación", contra las ciudades de Antequera y Málaga" para que se aplique la Constitución de 1.812, en la que respecta a la asignación de tierras.
Poco a poco Colmenar recupera su personalidad de Ayuntamiento propio y se convierte en el núcleo más importante de su entorno.


COLMENAR.
A finales del siglo XVIII, se consolida la población de Colmenar, se estabiliza el modo de vida de los Colmenareños y todo es ya una nueva situación.
Situación que queda muy despejada, cuando en el siglo XIX se consigne el ayuntamiento propio e independiente de Málaga, como hemos visto anteriormente. Es cuando empieza Colmenar a ser así, Colmenar, cabeza de partido judicial, capital de los Montes.
La situación, al abrirse la carretera llamada de los Montes, que la relaciona directamente con Málaga y con el interior, Antequera y Granada, le hace participar activamente en el entorno de la capital. Al borde de la carretera, que como todas las de la época, pasada por el pueblo y aún la atravesaba, camino de Riogordo, surgieron ventas, restaurantes y hasta un hotel, hoy desgraciadamente perdido ( que se ha convertido en Residencia de Ancianos.
Como todos los lugares de nuestra provincia vio pasar la Guerra Civil donde sus tesoros artísticos fueron destrozados, su documentación religiosa y civil fue desaparecida.
Tanto la Parroquia, como la Ermita de la Candelaria fueron saqueadas y destrozadas, aunque se conservaron los edificios que poco a poco se han ido restaurando.
También en los años 70 se construyó el nuevo acceso a Málaga por el valle del Guadalmedina. Así Colmenar exportó mano de obra a Málaga y otros lugares.
También se construyó un gran grupo escolar, se urbanizó todo el pueblo Se instalaron industrias, una de enfriamiento de leche (futura fábrica de productos lácteos), otra de preparación de tripas para embutidos, fábrica de cárnicos, silo para cereales y un matadero municipal, estos dos últimos cerrados en la actualidad y un Centro de Salud para la zona.
La carretera "Arco del Sol", que va desde Torre del Mar a Marbella por el interior pasa por aquí y coloca a la villa en la situación de ser el pórtico de toda la costa oriental de Málaga La que fuera paso y pasillo de civilizaciones y gentes, seguirá siéndolo y ahora turísticamente, actividad prioritaria del 2.000 en nuestra provincia.