Esta web utiliza cookies propias y de terceros para recopilar información que ayuda a optimizar la visita, aunque en ningún caso se utilizan para recoger información de carácter personal.

Más información Política de cookies

Los Repartimientos de los Montes de Málaga

Ayuntamiento de Colmenar  • ayuntamiento@colmenar.es  • 952 730 000
Menú
Ayuntamiento de Colmenar
Ayuntamiento de Colmenar  • ayuntamiento@colmenar.es  • 952 730 000

Galerías


Los Repartimientos de los Montes de Málaga


 
Este artículo no es más que una breve referencia a dos documentos históricos donde se plasma parte de la historia entre otros lugares, de nuestros montes: Los Repartimientos y Las Composiciones.

Tras la Reconquista de Málaga por parte de los Reyes Católicos, los terrenos ganados a los vencidos fueron repartidos entre los que colaboraron en dicha empresa. Con el paso del tiempo, los Montes de Málaga quedaron repartidos entre Málaga capital, Casabermeja y Colmenar.

Casabermeja es un pueblo posterior a la reconquista, creado en 1550, se les concedió parte de los Montes de Málaga.

Colmenar perteneció a D. Gonzalo Fernández de Coalla; el 10 de julio de 1560 Felipe II otorgó a los titulares del mayorazgo Coalla la facultad de ejercer la justicia en las tierras que le pertenecían, mayorazgo que llegaba hasta los Montes de Málaga.

En los libros de los Repartimientos, documento redactado por el bachiller Juan Alonso Serrano, bajo las ordenes de los Reyes Católicos, se especificaron los límites, propietario, destino de las tierras y las condiciones de la cesión; estas tierras se dedicaron básicamente al cultivo de viñas, también se dieron terrenos para colmenas así como para ventas, permitiéndose para ello la quema de zonas del monte.

Se establecía, que a quien se le cediese tierra de los montes para ser labrada, debía “rasgarlas” en los 3 años desde su concesión, rasgar y “desmontandola”. Desde que se concedían hasta que fuesen “rasgadas” no se podía poner impedimento a que fuesen utilizadas como tierras de pasto. Si se excedía el plazo de los tres años sin “rasgar”, dichas tierras serían cedidas a la ciudad.

Hay muchas referencias a nuestros montes en los libros de los Repartimientos, algunas de ellas son las que siguen:

“... Juan Davila organista, diosele un sytio para colmenas que pidió en par del camino de la fuente de la Reyna del cabo de arriba a la mano derecha del camino fazia las lomas, syn perjuicio de terceros con las condiciones...” Los Repartimientos de Málaga, Francisco Bejerano Robles, /205v

“...se dio a Fernand Canelas un sitio para colmenas, que es baxo de la fuente de la Reyna, cabe un arroyo a la mano ysquierda del dicho arroyo, en un repecho al que hera de Alcuzcurçar, moro vallestero de monte, el qual se le da syn perjuiçio de tercero e con las otras condiciones..." Los Repartimientos de Málaga, Francisco Bejerano Robles, /211v

“...Juan Sanches de Xeres vecino de dicha Çiudad; diosele arranÇadas de montes par aponer majuelos arriba de Guadalmedina camino de la Fuente de la Reyna syn perjuyzio de terÇero...” Los Repartimientos de Málaga, Francisco Bejerano Robles, /319v

(La palabra majuelo además de una planta, también hace referencia a una viña)

“... aquellos a quien se le diese por horden los dichos colmenares... sean obligados a los Çercar e señalar en el primer año e los pueblen e que se guarden por horden que ningun colmenar se haga Çercano a las viñas salvo desviado dellas media legua e de que un colmenar a otro se guarde esta horden que dentro de la dicha media legua no se puede hacer otro colmenar nuevo...” Los Repartimientos de Málaga, Francisco Bejarano Robles

Respecto a las ventas, se dice en los libros de los Repartimientos “...Mucho noblecimiento es e consolacion a los caminantes e seguridad dellos que se hagan ventas e mesones por los caminos porque allende del refresgeryo que los que caminan reciben esta mas seguros los caminos e los mantenimientos son mas baratos e por menores precios e los caminantes son mejor recibidos... fue acordado por la reformacion de proveer a dar licencia a los vecinos que pidesen ventas en los dichos caminos que se asentasen...” Los Repartimientos de Málaga, Francisco Bejarano Robles

El vino Pero Ximenez, era el que más venta generaba de entre todos los tipos de vino producidos en nuestros montes, los empresarios malagueños prestaban dinero a los labradores, propietarios de las tierras, para la producción del mismo, éste lo tenía que devolver, sumadas las costas acordadas, con la parte proporcional del vino producido en la primera cosecha de la temporada.

Las tierras de Jotrón, cultivadas anteriormente por los musulmanes, fueron destinadas tras los Repartimientos a viñas, cereal, zumacares, almendros, algarrobos, granados... posteriormente quedó ocupado por viñedos de la especialidad Pero Ximenez. Algo similar nos cuenta la historia respecto a la zona de la Fuente de la Reina, tierras cubiertas por vides.

Dado el creciente valor que iban adquiriendo los terrenos y la producción de éstos, los empresarios malagueños dedicaron su capital, tanto en la financiación de la producción, como en la adquisición de terrenos.

Los labradores, propietarios de tierras procedentes de la cesión en los Repartimientos, ampliaban sus límites ocupando terrenos que eran propiedad de la corona, actitud fue adoptada por la mayoría de ellos, como consecuencia, la justicia tomó parte en el asunto, siendo condenados a devolver los terrenos, cosa que no ocurría.

Como solución, Felipe II ordenó el proceso de “Las Composiciones”, mediante el cual la Corona que padecía problemas financieros, puso precio a los terrenos usurpados, precio que era pagado por los propietarios dada la alta rentabilidad de los mismos; de este modo la situación quedó legalizada.

Un ejemplo de ello es el caso de el licenciado Pedro de Molina, quien poseía terrenos  adjudicados en el Repartimiento de los Reyes Católicos, tras ser inspeccionado "...se había aprovechado de 356 fanegas y media de tierra rasa, calma, labrada y de 758 fanegas de monte de labor. La sentencia del juez de la comisión le obligó a pagar 246.525 maravedís y medio; cantidad irrisoria que suponía adquirir las tierras realengas usurpadas al precio de 6 reales y medio por fanega..." según nos cuenta Nicolás Cabrillana Ciézar en su obra Pueblos Desaparecidos, pág. 192.

La burguesía malagueña invertía sus capitales en la producción del vino, la rentabilidad de nuestros montes era muy fructífera y por tanto codiciada, hasta la llegada de La Filoxera, acompañada de otros factores, como la producción de vinos de baja calidad, problemas con algunos mercados importantes... si sientes curiosidad por ese capítulo de nuestros montes puedes leer el artículo dedicado a ello pinchando AQUÍ. Si quieres quieres conocer la etapa anterior, puedes leer el artículo respecto a la período Andalusí pinchando AQUÍ.



Bibliografía:

Los Repartimientos de Málaga, Francisco Bejarano Robles

El problema de la tierra en Málaga: Pueblos Desaparecidos, Nicolás Cabrillana Ciézar